Campanas Extractoras para Laboratorios

Las campanas extractoras capturan, contienen y expulsan las emisiones generadas por sustancias químicas peligrosas. Protegen contra proyección y salpicaduras y facilitan la renovación de aire limpio.
El propósito de las campanas extractoras de gases es prevenir el vertido de contaminantes en el laboratorio. Ello se consigue extrayendo el aire del laboratorio hacia el interior de la campana, pasando por el operador.

La capacidad de la campana para proporcionar una protección adecuada depende de los siguientes controles:
• Control de la velocidad en el frente de la campana (flujos de 80 a 100 pies por minuto)
• Movimiento del aire y trayectoria de los flujos en la habitación (relacionado directamente con la ubicación de la campana en la habitación).
• Efecto de la presencia del operador sobre la trayectoria de flujo en el frente de la campana.
• Turbulencias en el interior de la campana.

Recomendaciones para la utilización de las campanas extractoras:
• Se debe trabajar siempre, al menos, a 15cm del marco de la campana.
• Las salidas de gases de los reactores deben estar enfocadas hacia la pared interior y, si fuera posible, hacia el techo de la campana.
• No se debe utilizar la campana como almacén de productos químicos. La superficie de trabajo debe mantenerse limpia y diáfana.
• Hay que tener precaución en las situaciones que requieren bajar la ventana de guillotina para conseguir una velocidad frontal mínimamente aceptable. La ventana debe colocarse a menos de 50cm de la superficie de trabajo.
• Las campanas extractoras deben estar siempre en buenas condiciones de uso. El operador no debería detectar olores fuertes procedentes del material ubicado en su interior. Si se detectan, asegúrate de que el extractor está en funcionamiento.