Las aplicaciones del Polietileno de alta densidad están encaminadas al sector del envase, empaque, industria eléctrica, automotriz y otros.

Estas aplicaciones son consecuencia de sus propiedades ya que es un material de bajo costo, no tóxico (característica muy importante en la industria del envase, empaque y usos domésticos), no conductor y resistente.

Envases
El envase es un recipiente contenedor cuya función principal es proteger el producto y dar soporte para su transporte.
Se utiliza el envase de Polietileno de alta densidad debido a: su ligereza de peso, transparencia, resistencia a la rotura, manejabilidad, seguridad en uso y fundamentalmente en la versatilidad en cuanto a novedades de diseño. En el sector de envase se pueden encontrar botellas, envases y frascos.

Dentro de los productos que se envasan en Polietileno de alta densidad se encuentran principalmente los de consumo diario, tanto productos de limpieza del hogar como alimenticios, así como los de productos industriales.
En los envases destinados para la limpieza se pueden almacenar detergentes, limpiadores, jabones líquidos, shampoo y muchos más, ya que debido a sus propiedades químicas el Polietileno de alta densidad es completamente inerte. Generalmente los tamaños más empleados son de un contenido de 1 y 2 litros; el peso en vació del envase oscila entre 75 y 160 gr.

En el sector alimenticio se pueden encontrar diferentes tipos, tamaños y estilos de envases, tan variado que sirve para cumplir todas las exigencias del consumidor. En ellos se pueden almacenar productos lácteos en general, agua, aceite y muchos más productos.

Tiene aplicación en muchos sectores industriales, como lo es la farmacéutica y cosmética. En ellos se pueden almacenar adhesivos, combustibles, detergentes químicos, fertilizantes, aceites minerales, vegetales, químicos, pinturas, tintas, productos de aseo, conservas, jabón en polvo, alcoholes, ceras y muchos más.

Empaque
El empaque es un recipiente contenedor o envoltura con características de flexibilidad y facilidad de doblar. Las propiedades fisicoquímicas del Polietileno de alta densidad lo colocan como un material flexible, transparente, resistente y químicamente inerte, provocando que se convierta en una de las mejores alternativas entre los materiales sintéticos utilizados para la fabricación de empaques.

El empaque se utiliza para proteger de contaminación el producto a envolver, así como de exhibición del mismo, ya que posee buenas propiedades ópticas como brillo y transparencia, pero también se puede pigmentar en colores e imprimir de acuerdo a los requerimientos. Las aplicaciones que se encuentran en el sector de empaque son: bolsas, empaques y recubrimientos de otros materiales.